Los hechos reales

El Colegio Nacional de Buenos Aires -que depende de la Universidad de Buenos Aires- es uno de los colegios mas prestigiosos y antiguos del país.

Aquí estudiaron las figuras mas destacadas de las ciencias, la cultura y la política a lo largo de la historia. Se puede decir que la vida pública de Argentina pasó a través de sus aulas.

La juventud de los años 60′ y comienzos de los 70′, fue una generación de ruptura frente a valores tradicionales en lo moral, ético, cultural y político. La necesidad de amar por sobre las barreras autoritarias y el compromiso político para cambiar el mundo,  los hizo protagonistas de un estado revolucionario que impactó en las sociedades de todas las latitudes.

El rector Raúl Aragón conversando con los alumnos, en el claustro central del colegio. (1973).

Precisamente el Colegio Nacional de Buenos Aires fue uno de los mas politizados de todo el país y en donde la vanguardia cultural se respiraba en los pasillos, Almendra y Sui Generis dieron sus primeros recitales allí. La Unión de Estudiantes Secundarios -UES- era la organización estudiantil mas masiva y cosechó en el colegio a sus principales dirigentes.  En este contexto, los activistas de entre 13 y 19 años vivieron días signados por el amor, la militancia, la clandestinidad, el peligro,  hasta que el terrorismo de Estado interrumpió violentamente su adolescencia.

A partir de 1976 y tras el Golpe de Estado, el colegio se transformó en una trampa mortal, al ser intervenido por autoridades de la dictadura.
Para salva sus vidas y muchos alumnos lo abandonaron y otros partieron al exilio, pero 108 estudiantes permanecen desaparecidos, siendo el colegio con mas víctimas de la dictadura.

Franca Jarach, abanderada del colegio y militante de la UES. Desaparecida en 1976 a sus 18 años.

 

 

 

 

 

Claudio Slemenson un tiempo antes de ingresar a 1er año. Fue dirigente de la UES y desapareció en 1975.

 

Los mas jóvenes, los mas rebeldes, los posibles dirigentes de un país mas justo, libre y desarrollado culturalmente,  fueron el mayor enemigo a atacar por la dictadura militar que gobernó al país hasta 1983.

 

 

Gaby Meik a sus 15 años.

“Sinfonía para Ana” está basada en la novela testimonial de Gaby Meik quien es ex alumna del colegio y  fue protagonista de los hechos. La mayoría de sus mejores amigos de aquellos años están desaparecidos o exiliados.

 

Los directores previamente a realizar la adaptación, hicieron una exhaustiva investigación testimonial, documental y visual. Como fruto de este trabajo produjeron el multipremiado documental “El futuro es nuestro” estrenado como serie por canal Encuentro.
Se puede ver completo desde el siguiente link: